Desarraigo

Hace unos días, mientras escribía la entrada sobre Bobibar, la tienda de Bubble tea que encontré en Barcelona, me puse a darle vueltas (por escrito) a una idea que hace meses que me ronda por esa parte medio vacía del cuerpo que me queda por encima de los hombros.

No son pocas las veces que hablando con compañeros en el extranjero, comentan éstos la sensación de encontrar un rinconcito, una seña en cualquier país que les recuerde a su tierra, y el sentimiento de nostalgia que les invade al encontrarse con dichos símbolos. A saber, restaurantes con las delicias de la madre patria de cada uno, banderas, camisetas,  licores o incluso paisanos con los que nos vamos cruzando, son símbolos que apelan al recuerdo y los sentimientos (tan encontrados como perdidos) de aquella tierra dejada atrás por muchos (y cada vez más), por necesidad, o para lanzarse a aventuras más o menos arriesgadas y más o menos exitosas.

Debo decir (a título muy personal, que para eso soy yo el que escribe este blog), que en la mayoría de casos no me siento partícipe de estos sentimientos. Quizás se deba al hartazgo de la retórica derivada del choque de identidades existente en la tierra que dejé. Puede que se deba a que todo símbolo que puedo encontrar aquí no es tan local ni tan cercano como para poderlo sentir algo verdaderamente mío, si no más bien tópicos o puramente comerciales. Ya sean camisetas de equipos de deporte, (léase Barças, Madrides, selecciones varias) o sean los escasos y abusivamente caros restaurantes que por aquí pueda encontrar, no han conseguido despertarme aquél sentimiento que he podido ver en las miradas de otros compañeros en el camino.

O quizás se deba al sentimiento de desarraigo que ha crecido en mí a lo largo de los años, y que reduce mi patria a mi familia y amigos por encima de todo lo demás; o puede que se deba a una cierta frialdad en mí, de la que no he sido consciente hasta el momento, y que hace que este tipo de estímulos me resbalen soberanamente.

Lo más sorprendente es que creo haber sentido algo parecido a ese sentimiento cuando encontré ese reducto de Taiwan, mi actual tierra de acogida, en Barcelona, la ciudad con la que he compartido una de las épocas más importantes de mi vida. Al ver esa ventana de Taiwan en Barcelona, creí echar de menos una tierra que me ha acogido (o en la que he conseguido colarme), y que por mucho que pasen los años, nunca podrá considerarme como un hijo suyo. Puede también que se trate de aquél ejemplo tan de manual, en el que se valora algo de fuera y se menosprecia lo que se tiene en casa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Desarraigo

  1. “y que por mucho que pasen los años, nunca podrá considerarme como un hijo suyo.”… Y al final no somos ni de un sitio ni de otro…

  2. “No se extraña a un pais. Se extraña el barrio en todo caso, pero también lo extrañás si te mudás a 10 cuadras.
    El que se siente patriota, el que cree que pertenece a un país es un tarado mental.
    La patria es un invento.
    Uno se siente parte de muy poca gente. Tu país son tus amigos. Y eso si se extraña.”

    Federico Luppi “Martin Hache”

  3. Javier M dijo:

    Me identifico totalmente con lo que sentías aquí en España, Robert. Y sé que en tu lugar, me pasaría lo mismo en Taiwán. Ahora mismo estoy esperando a la resolución de una beca para irme a Taipei un año que está al caer…espero tener la suerte de terminar allí y sobretodo, sentirme tan acogido.
    Aprovecho para felicitarte por el blog, un saludo!

  4. Eduardo dijo:

    ¿Desarraigo, evolución? El sentimiento de apego a símbolos es algo socialmente aprendido. El desapego hacia ellos puede surgir del rechazo y/o la integración de los mismos en el puzzle de la identidad indivudual. No es más que un reflejo del doble movimiento hacia el interior y hacia el exterior, por lo que uno puede llegar a percibir como su patria al Planeta y a su pueblo la Humanidad. Felicidades por tu reflexión.

    • Eduardo! Te contesto de milagro. Me dejé tu comentario por contestar y se me olvidó. Hoy lo he visto de milagro. Gracias por compartir tu punto de vista, siempre interesante.
      Un abrazo desde Taipei!

  5. Pingback: Bitacoras.com

  6. hnh dijo:

    Yo nunca me sentí desarraigada de ningún lado, pero si me sentí como una más cuando viví allí. Y ahora después de haber vuelto de Taiwán hace 22 años, cuando veo a alguien de allí por España, tengo la sensación de encontrarme con alguien de mi pueblo. Y me encanta escucharles hablar con ese acento tan típico. También es verdad que me traen recuerdos de la familia que allí dejé. Me gusta mucho tu blog, las cosas sobre las que escribes y como lo escribes y describes… Gracias por compartir

    • Muchas gracias por tu comentario, me alegro que te guste. Me pasa algo similar cada vez que viajo, cuando escucho alguien hablando en chino, busco ese acento taiwanés tan característico!

  7. Juande Cáceres dijo:

    “O quizás se deba al sentimiento de desarraigo que ha crecido en mí a lo largo de los años, y que reduce mi patria a mi familia y amigos por encima de todo lo demás”

    Qué razón tienes, compañero. Esto y la frase de Martín Hache. Lo siento yo incluso ahora que estoy de vuelta en España. La familia, los amigos, eso es lo que verdaderamente echa uno de menos. Uno puede añorar la Semana Santa como puede añorar la Festividad de las Flores o la paella los domingos como irse a comer huo guo los viernes de invierno. Todas esas cosas van contigo allá donde vayas porque son cosas que uno aprende de la cultura, sea española, taiwanesa o saudí… pero la gente es algo que no te puedes llevar contigo. Por eso esta aventura es un tesoro. Aunque sólo sea por todo lo que se sacrifica para vivirla, ha de merecer la pena.

    Mucha suerte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s